Minería y EnergíaMMBA

Por qué la innovación en el sector minero es fundamental para la transición energética

Las tecnologías basadas en energías renovables requieren insumos masivos de metales y minerales para funcionar, y el sector minero está sub equipado para mantener la demanda. Existe una demanda sin precedentes de 3 mil millones de toneladas de metales si queremos hacer una transición efectiva a la energía limpia. Para alcanzar cero emisiones netas a nivel mundial el año 2050, la industria requerirá seis veces más insumos minerales para el año 2040.

En medio de nuestra transición energética global, las corporaciones y los gobiernos están construyendo conscientemente caminos para descarbonizar nuestras fuentes de energía. Estos esfuerzos dependen de la facilidad con la que adoptemos las fuentes de energía renovables; sin embargo, incluso las tecnologías basadas en energías renovables requieren un aporte masivo de materiales, incluidos metales y minerales. Por el contrario, son más intensivos en materiales que los sistemas tradicionales basados ​​en combustibles fósiles, lo que crea una advertencia vital en el impulso global para descarbonizar.

A medida que esta transición de energía limpia incrementa la demanda de materiales, el sector minero está mal equipado para mantenerse en su estado actual. Las condiciones de los yacimientos de minerales están cambiando, y las tecnologías y los procesos que han sustentado a la industria durante las últimas décadas se están volviendo cada vez más intensivos en energía, agua y ambientalmente.  Para lograr un progreso real en hacer que la energía limpia sea más accesible, la industria minera requiere una transformación significativa.

Como director de Vimson Group, un conglomerado minero líder que encabeza los esfuerzos para promover prácticas ambientalmente sostenibles, he visto el papel fundamental de la innovación y el ecosistema global de empresas emergentes para cerrar brechas críticas en la industria.

 Para hacer posible la transición hacia la energía limpia, debemos concentrar los esfuerzos para satisfacer la creciente demanda de materiales, al mismo tiempo que nos aseguramos de que este crecimiento sea sostenible y tenga un impacto climático mínimo.

La creciente demanda de metales y minerales

Nuestra transición hacia la energía limpia actualmente requiere hasta 3 mil millones de toneladas de metales, y se espera que la demanda crezca en las próximas décadas. Para alcanzar las emisiones netas cero a nivel mundial para 2050, necesitaríamos seis veces más insumos minerales en 2040.

Dado que el transporte es el sector con mayores emisiones en los EE. UU., la adopción de vehículos eléctricos (EV) es crucial en los esfuerzos de descarbonización. Esto ha tenido un gran éxito y presenta un potencial significativo. En 2021, las ventas de vehículos eléctricos se duplicaron y, en la actualidad, las ventas semanales superan la facturación anual de ventas de 2012; sin embargo, los autos eléctricos requieren seis veces más minerales que los autos de gasolina. 

A medida que crece la adopción de vehículos eléctricos, también crece la demanda de estos materiales, la mayoría de los cuales son minerales especializados, como litio, cobalto, níquel y grafito, lo que ejerce una enorme presión sobre una industria que ya está rezagada.

Las baterías intensivas en materiales están aumentando el costo de los vehículos eléctricos, lo que hace que los créditos fiscales para vehículos eléctricos emitidos por el gobierno sean una herramienta clave para promover y reducir los costos. 

Aun así, la Ley de Reducción de la Inflación ha descalificado la mayoría de las compras de vehículos eléctricos de este beneficio al restringirlas a baterías producidas en el país. Posteriormente, las empresas están reevaluando su cadena de suministro de minerales existente y explorando métodos alternativos.

La creciente demanda de materias primas también ha provocado una disminución de la calidad de los minerales producidos en las minas. Sin una tecnología innovadora y actualizada para mover y procesar estos depósitos de mineral de baja ley que contienen grandes cantidades de desechos, las empresas mineras se ven obligadas a utilizar tecnologías heredadas que consumen mucha energía, lo que aumenta aún más los costos operativos.

Es más crítico que nunca que los procesos de minería tradicionales se transformen para mantener el impulso de la adopción de vehículos eléctricos. Los métodos innovadores, como la extracción y el reciclaje de materiales de recursos secundarios, pueden aumentar la oferta nacional de metales y minerales. Sin embargo, requerirá apoyo institucional para escalar aún más y garantizar que se mantenga la demanda.

La minería tiene sus propios desafíos de sostenibilidad

El proceso de minado, desde la exploración hasta la operación, consume mucha energía. Representa el 10% del consumo mundial de energía, lo que dificulta las ambiciones de cero emisiones netas y causa un impacto ambiental significativo por el cambio en el uso de la tierra.

Si bien los procesos existentes deben actualizarse, la minería es una industria adversa al riesgo y lenta para adoptar soluciones innovadoras debido a la magnitud de los desafíos de seguridad, operativos y sociales.

Con los recursos y la intención adecuados, existen oportunidades para reducir las emisiones de carbono del ciclo de vida. Estos incluyen la adopción de energías limpias alternativas como el hidrógeno y el amoníaco, la rotura y el movimiento de minerales de manera no convencional y la descarbonización del procesamiento de metales mediante el uso de la captura, utilización y almacenamiento de hidrógeno y carbono verdes. 

Para reducir las emisiones de Alcance 3, que se atribuyen a la producción y el uso de materias primas y tienen un impacto masivo, las organizaciones como los proveedores de vehículos eléctricos deben buscar procesos de minería que consuman menos energía.

Sin embargo, cuando las empresas mineras aumentan la inversión en tecnología, a veces tienen dificultades para ver el ROI, porque no logran realizar ajustes fundamentales cruciales, como promover una cultura empresarial que adopte la transformación digital o instituir sistemas de gestión que fomenten la innovación. Existe un claro apetito por cambiar y reimaginar la industria, pero requerirá tiempo, recursos y esfuerzos consolidados.

Un enfoque coordinado

La única forma en que el sector minero puede satisfacer la demanda y los objetivos climáticos globales es a través de una colaboración intersectorial intencional e inversiones significativas en soluciones escalables y sostenibles. Aún así, el sector está fragmentado, tanto en la industria como en las empresas, lo que dificulta la implementación de un enfoque coordinado y de arriba hacia abajo.

La cadena de suministro de la minería es compleja y representa muchos procesos separados, como transporte, equipos y más, para ir de la mina al mercado. Los silos organizacionales son comunes y las divisiones comerciales a menudo operan de forma independiente con poca coordinación o intercambio de información. Las empresas no pueden instituir soluciones integrales o realizar cambios organizacionales radicales sin considerar la cadena de suministro como un proceso integrado.

La innovación en el sector minero también requiere una estrecha colaboración entre los sectores público y privado, ya que los cambios en las regulaciones tienen impactos pronunciados en la cadena de suministro, mientras que las decisiones corporativas tienen implicaciones geopolíticas. En una industria fragmentada, este nivel de asociación es desafiante y requiere un acuerdo global en toda la industria.

El ecosistema global de startups

Vimson Group colaboró ​​con Newlab, una comunidad con sede en Brooklyn de más de 900 expertos e innovadores, para cofundar Prospect Mining Studio. El programa apoya a los principales innovadores que avanzan en las industrias de recursos naturales y minería al conectarlos con recursos del sector público y privado.

Utilizando marcos colaborativos inspirados en el pensamiento de diseño y la innovación abierta, buscamos aprovechar el vasto potencial del ecosistema global de empresas emergentes mientras nos asociamos con expertos de la industria con un profundo conocimiento de los obstáculos del sector. Esto permite décadas de experiencia en minería para perfeccionar estas tecnologías emergentes de acuerdo con cómo se pueden escalar e implementar dichas soluciones.

Indiscutiblemente, el sector necesita un cambio urgente y drástico para mantenerse al día con la transición energética, y el ecosistema de puesta en marcha y la tecnología emergente pueden hacerlo posible. Al fomentar soluciones innovadoras, las empresas mineras pueden allanar el camino hacia una industria más eficiente y respetuosa con el medio ambiente y, en última instancia, hacia un mundo más resistente y sostenible.

Este artículo fue publicado originalmente en el World Economic Forum. Ha sido traducido y publicado por GĚRENS en el mes de noviembre.

Prepárate para gestionar con éxito los retos de la industria minera,  estudia la Maestría en Gestión Minera de GĚRENS. Ingresa aquí para más información.

Artículos Relacionados
MMBA

Navegando una década de desafíos: cinco iniciativas ganadoras para los directores ejecutivos de minería

14 Minutos leídos
Los mineros deberán profundizar, y no solo metafóricamente hablando, para aumentar el rendimiento y generar valor a medida que se desarrolla una…
MMBA

Cómo la realidad virtual hace que la geología sea más accesible

3 Minutos leídos
Geólogos de la Universidad de Washington completaron una visita de campo virtual al anticlinal Whaleback, Pensilvania, en donde décadas de extracción de…
MineríaMMBA

Minería y metales: esto es lo que el mundo extrajo en 2021

3 Minutos leídos
En 2021 se extrajeron alrededor de 2.800 millones de toneladas de metales en todo el mundo. Los metales industriales utilizados en la…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desarrollo Ejecutivo Minería 1/2 Minería 2/2
Educación corporativa