Minería y EnergíaMMBA

¿Puede la ciencia del comportamiento crear una industria minera más segura?

Un equipo de científicos de la conducta habló con miles de personas que trabajan en la minería a fin de identificar los factores que afectan las culturas locales en torno a la seguridad laboral. Andrew Tunnicliffe habló con la Dra. Emily Haas de NIOSH para descubrir cómo su investigación puede mejorar la comunicación y, en última instancia, salvar vidas.

 

Al finalizar el proyecto de cinco años que busca formas mediante las cuales que se puede reducir los incidentes mineros, la Dra. Emily Haas, científica ambientalista de NIOSH, cree que existen pasos prácticos que los operadores mineros pueden tomar para ayudar a mitigar el riesgo y comunicar mejor las prácticas de salud y seguridad con sus fuerzas laborales.

 

La minería sigue siendo una de las industrias más peligrosas del mundo. En 2018, se reportaron más de 15,000 muertes en todo el mundo según The World Counts, una cifra que muchos creen que se encuentra subestimada.

 

El proyecto de NIOSH tiene sede en Dinamarca y recopila datos oficiales sobre una cantidad de temas. En lo relacionado a seguridad minera encontró que los mineros tienen más riesgo de lesiones o muerte que cualquier otra profesión en todo el mundo.

 

El estudio destaca que en los EE. UU. el número de muertes y lesiones en la minería se ha estancado en los últimos años, con 27 muertes y 4,035 lesiones registradas en 2017, según cifras del Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH) de ese país. La cantidad de muertes se mantuvo igual en 2018 según la Administración de Seguridad y Salud en Minas (MSHA) del Departamento de Trabajo de los EE. UU.

 

Estudio de NIOSH sobre el comportamiento de los mineros

Al llegar al final de un proyecto de cinco años que busca maneras de reducir los incidentes mineros, la científica de comportamiento de NIOSH, la Dra. Emily Haas, cree que hay pasos prácticos que los operadores mineros pueden tomar en cuenta para ayudar a mitigar el riesgo y comunicar mejor las prácticas de salud y seguridad con sus fuerzas laborales.

 

Trabajando para NIOSH en su Rama de Factores Humanos de la División de Investigación de Minería de Pittsburgh, Haas y su equipo buscaron identificar los factores que afectan las culturas de seguridad y cómo podrían abordarse, con el objetivo de mejorar aún más la seguridad, las intervenciones en el lugar de trabajo y la comunicación. Trabajando en decenas de operaciones mineros, los investigadores hablaron y trabajaron con miles de profesionales de la minería.

 

«El primer objetivo era evaluar el clima de seguridad actual en la industria minera», explica. El objetivo era comprender cómo el enfoque de las empresas mineras en cuanto a seguridad minera podría cambiar de simplemente tratar de garantizar las mejores prácticas en materia de salud y seguridad, a realizar cambios reales sobre el terreno y no simplemente asumir que las políticas implementadas por los líderes de la compañía fueron recibidas e implementadas como se esperaba.

Haas agrega que fueron a aproximadamente 40 minas y encuestaron a 2,700 trabajadores de varios subsectores mineros diferentes. Asimismo, menciona que diseñaron la encuesta en torno a factores específicos, externos e internos que eran indicadores realmente significativos de cómo los trabajadores tomaban decisiones en su centro de labor.

 

En cuanto a los entrevistados, se trataba del espectro completo del sector minero actual: Iba desde gerentes hasta supervisores, mineros y archivo hasta profesionales de salud y seguridad.

 

Sin embargo, Haas dice que el equipo estaba pendiente de que no se percibiera como si fuera a decirles a los gerentes de sitio y a los mineros qué estaban y qué no estaban haciendo bien. De hecho, agrega que las empresas agradecieron la oportunidad de trabajar en el proyecto, convirtiéndose en parte integral del estudio, lo que no hubiera sido posible sin ellas.

 

Haas quería saber cómo se comunicaban los trabajadores y sus gerentes, además de la comunicación entre compañeros de trabajo y el involucramiento que tenían con respecto a las políticas de salud, seguridad del sitio y la capacitación impartida.

Su conclusión fue que existen muchos vacíos por cubrir. Había tres cosas realmente prevalentes, una era la visibilidad de la administración en las operaciones. ¿La administración es visible durante todo el día o es solo visible en la reunión previa al turno? Esto incluyó el seguimiento de las cosas que dijeron que harían «.

Otro factor que detectó fue la coherencia de la administración. ¿Están tratando a todos de la misma manera, comunicando los mismos mensajes en diferentes turnos?”

 

Finalmente, ¿los gerentes involucraron a los trabajadores en la toma de decisiones clave sobre seguridad, asegurando que todos estuvieran al tanto de sus responsabilidades?

 

Las imágenes de video permiten el involucramiento de mineros

Sumado a esto, durante el proyecto, el equipo evaluó algo nunca antes considerado. «Llegamos a analizar temas como la tolerancia al riesgo de los trabajadores, cuál es su minuciosidad y adaptabilidad, así como su conocimiento del trabajo».

 

Los investigadores pidieron a algunos trabajadores que participaran en otro elemento del estudio, revisándolos en su entorno de trabajo para ver cómo sus tareas y prácticas laborales afectaron su riesgo y el de sus colegas, con un enfoque particular en su exposición al polvo.

 

“Otro objetivo del proyecto era analizar la tecnología y su papel en un sistema de gestión de salud y seguridad, relacionado específicamente con los controles de polvo”. Antes de que los mineros se pusieran a trabajar, debían responder una encuesta sobre su comprensión a los niveles de exposición en el trabajo y cómo los manejan, así como su rol en garantizar la seguridad de la mina. A medida que avanzaban en el turno, cada uno estaría equipado con un casco con cámara integrada que debían usar durante unas horas. Estos cascos lograrían registrar imágenes que luego serían contrastadas con su exposición al polvo.

 

“Utilizando estos dispositivos, nuestro software podría vincular a ambos individuos. Los trabajadores podían ver lo que estaban haciendo y ver el grado de su exposición al polvo e identificar los puntos calientes en el lugar”. El ejercicio fue muy bien recibido, ya que los mineros tuvieron la oportunidad de tomar el control de la computadora para ver las imágenes en tiempo real y evaluar lo que la cámara había captado.

 

¿Cómo pueden las empresas mineras usar la ciencia del comportamiento?

Haas señala «Podríamos compartir estos resultados con la gerencia y dar recomendaciones, tanto en términos de apoyar a la fuerza laboral y realizar cambios en los controles de ingeniería en la operación. Regresamos un par de meses después e hicimos todo de nuevo. Luego hicimos un seguimiento con los gerentes seis meses después para ver qué prácticas laborales se mantenían y descubrimos que, en general, los trabajadores realmente mantenían prácticas sobre las que tenían control para reducir la exposición al riesgo de seguridad. Esto realmente empoderó a los trabajadores».

 

Haas manifiesta que el trabajo de los investigadores brindó beneficios a la industria minera y a las empresas involucradas.

“Realmente podríamos mostrar las empresas, estas son las cosas que, por su parte, tienen el mayor impacto en el rendimiento de los trabajadores y la toma de decisiones en el trabajo».

 

Los investigadores pueden mostrar en una matriz las áreas en las que las compañías mineras y su fuerza laboral eran particularmente buenas y las áreas que podrían necesitar mayor atención. Esta permitiría a los gerentes enfocarse en áreas donde podría ocurrir un cambio significativo y en cómo los trabajadores deben responder..

 

Este conocimiento podría ser alimentado a la cadena a un mayor número de tomadores de decisiones senior, lo que significa que se podrían tomar mejores decisiones sobre la adquisición de equipos, prácticas de seguridad o soluciones a los controles de ingeniería,  que de otro modo podrían haberse perdido.

 

Ser capaz de comprender la tolerancia de los trabajadores al riesgo es, según la investigación, un paso significativo para permitir que las compañías mineras comprendan mejor los desafíos que enfrentan los trabajadores en materia de seguridad y comunicación. «Realmente vimos que necesitamos que dar un paso atrás y descubrir, en primer lugar, cómo nos estamos comunicando», concluye Haas.

 

La comunicación es clave para la buena salud y seguridad

 

«Debido a que sabemos que un sistema de gestión de salud y seguridad no es de “talla única”, desarrollamos tarjetas de comunicación para que los gerentes y trabajadores puedan rastrear cómo se comunicaban entre sí sobre temas de salud y seguridad», agrega Haas.

 

Haas dice que, además de los cuadros de mando, las empresas tomaron la iniciativa de utilizar los resultados del estudio para desarrollar sus propios módulos de capacitación nuevos y actualizados, desplegándolos en todas las áreas, no solo en las  involucradas en el estudio.

 

La especialista también cree que garantizar que los trabajadores puedan influir en el aprendizaje, la política de salud y seguridad es una parte esencial para su aceptación: «Una cosa que todos tenían en común era la idea de que no hay mucho más que realmente puedan hacer. Participar en este trabajo y luego poder ver que realmente hay cosas por mejorar por su salud y sobre las cuales ellos tienen cierto control, fue realmente útil para ellos. De hecho, se volvieron mucho más interesados ​​su saludl”.

 

Las buenas prácticas de salud y seguridad en la minería son esenciales, pero comunicarlas es, sin embargo, posiblemente más importante. Y no solo entre ellos, advierte Haas: “En este momento, uno de los mayores desafíos que enfrenta la industria es la rotación. Podría haber personas realmente excelentes que hayan establecido algunos programas excelentes, luego se jubilan o se van a otro lugar y esos programas también se van”. De esta manera, destaca la importancia vital de comunicar buenas prácticas en los turnos, las minas, compañías, y estandarizarlas.

La comunicación es una buena práctica en un turno, una operación, una  empresas y estandarizar estas prácticas es vital.

 

“Queremos que estén perennes allí y que formen parte de la rutina diaria, para que no se pierdan cuando los talentos se vayan. También es la razón por la cual es importante comenzar en la cima de una empresa, para que esas cosas también estén integradas en su cultura «.

 

Autor: Andrew Tunnicliffe. Texto adaptado y traducido de Mining Technology 2019.Traducido por GĚRENS, Diciembre 2019

 

Desarrolle y mejore sus conocimientos y habilidades en gestión de seguridad en la minería en la Escuela de Postgrado GĚRENS.  Con nuestra Maestría en Gestión Minera estará preparado para liderar el cambio y mejorar sustancialmente el desempeño en seguridad en su empresa. Contáctenos para mayor información en el siguiente formulario.

Artículos Relacionados
MineríaMinería y EnergíaMinería y EnergíaTransformación Digital

Canadá tiene principales proyectos mineros del mundo

3 Minutos leídos
Los proyectos mineros más atractivos del mundo se revelan en un nuevo informe de Mining Journal Intelligence (MJI). Canadá domina una tabla…
Minería y EnergíaMinería y EnergíaTransformación Digital

Principales innovaciones en tecnología minera en 2023  

11 Minutos leídos
Los bienes y servicios de muchas industrias, como la de energía, automotriz, construcción y química, dependen de los productos de las operaciones…
EVAPROMINMineríaMinería y EnergíaMinería y Energía

Francia apoya proyecto de níquel para suministro de baterías  

1 Minutos leídos
El proyecto de 300 millones de euros (323,49 millones de dólares) de KL1, con sede en Suiza, fue presentado el lunes como…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desarrollo Ejecutivo Minería 1/2 Minería 2/2
Educación corporativa