Minería y Energía

Agua y minería en Australia: compromisos de gestión a largo plazo

Gestión de proyectos mineros en Australia

Garantizar políticas de gestión del agua sostenibles y justas para todos los stakeholders, incluyendo a la propia industria minera es un asunto clave en la gestión de proyectos mineros.

La industria minera es de importancia vital para la economía australiana; también lo son las prácticas de gestión del agua que proporcionarán seguridad a largo plazo para los usuarios.

El gobierno de Australia ha estado trabajando estrechamente con la industria minera para establecer los parámetros de una mejor gestión del agua, de manera que estén alineados  con los objetivos de los inversionistas y las expectativas de la comunidad.

El Consejo de Minerales de Australia (MCA, 2012) declara que la industria minera apoya firmemente los principios contenidos en el Acuerdo Intergubernamental de 2004 del Consejo de Gobiernos Australianos (COAG) sobre una Iniciativa Nacional del Agua (NWI) y la implementación de la agenda nacional de reforma del agua. El MCA reconoce además que:

  • El agua es un activo empresarial clave con valores sociales, culturales, medioambientales y económicos a nivel local, regional y nacional.
  • Los usuarios industriales deben ser incluidos en la planificación de los recursos hídricos para proporcionar las oportunidades de maximizar los resultados económicos, sociales y ambientales (MCA, 2012).

La NWI es el plan del COAG para la reforma del agua, con los gobiernos de toda Australia acordando acciones para lograr un enfoque cohesivo para la gestión, planificación, fijación de precios y comercialización de los recursos hídricos de Australia.

Australia es considerada como una nación líder en la gestión del agua, y la industria minera sigue desempeñando un papel protagónico en ese logro. Las licencias para la gestión del agua han sido fundamentales para garantizar el acceso seguro al agua y mejoran la base de activos de la industria.

El gobierno de Australia alienta a la industria minera a que siga colaborando con todas las jurisdicciones para aplicar los acuerdos contemporáneos que sustentan la confianza de los inversores, incluida la mejora de la licencia social para operar. Este artículo trata de destacar algunas cuestiones y recursos clave para ayudar en este sentido.

La investigación de la Comisión de Productividad del gobierno australiano sobre la reforma del agua y la gestión de proyectos mineros

La Comisión de Productividad del gobierno australiano está obligada por ley a realizar una investigación sobre la aplicación de la NWI cada tres años. Se ha iniciado la investigación de 2017 y se ha publicado un documento para reportar los problemas. En esta publicación se destaca la preocupación existente por los riesgos de los acuerdos alternativos sobre los derechos de agua para las industrias extractivas (Comisión de Productividad del gobierno australiano, 2017). La comisión examinará el caso e informará al gobierno.

 

El marco estratégico nacional para las aguas subterráneas en la gestión de proyectos mineros de Australia

Para ayudar a las partes en la implementación de la NWI, los gobiernos de Australia, de los estados y territorios han publicado recientemente el “Marco Estratégico Nacional de Aguas Subterráneas” (Australia, los gobiernos de los estados y territorios, 2017). Las crecientes demandas e impactos sobre las aguas subterráneas requieren un enfoque coordinado a nivel nacional para comprender, gestionar y asegurar mejor los sistemas de aguas subterráneas de Australia.

El marco ofrece una visión estratégica a diez años centrada en tres objetivos prioritarios en los que es necesario actuar para mantener las aguas subterráneas y permitir el acceso continuo a este recurso hídrico cada vez más valioso. Uno de los tres objetivos prioritarios es proporcionar confianza a los inversionistas mediante una regulación de las aguas subterráneas basada en una gestión de riesgos, coherente y eficiente, a fin de garantizar la sostenibilidad a largo plazo para el uso de las aguas subterráneas en la gestión de proyectos mineros.

El marco estratégico australiano establece enfoques basados en el riesgo para la gestión y el uso de las aguas subterráneas

La buena gestión es esencial para la sostenibilidad a largo plazo de las aguas subterráneas de Australia y la confianza en la inversión. Una gestión del agua eficaz en función de los costos adopta un enfoque basado en el riesgo y también implica un equilibrio entre los intereses económicos, sociales y ambientales que compiten entre sí durante la gestión de proyectos mineros.

Un aspecto de este enfoque consiste en asegurar que aquellos que utilizan el recurso tengan claridad con respecto a la naturaleza legal de los derechos del agua. Los procesos mediante los cuales se permite el acceso a las aguas subterráneas, la situación jurídica de ese acceso, las normas y costos que se aplican a su extracción deben ser transparentes y responsables.

Las reformas del agua del COAG y NWI (COAG, 2010) han dado lugar a que las jurisdicciones avancen hacia los principios acordados para la gestión del agua, incluyendo procesos y prácticas para lograr la sostenibilidad a través de planes de gestión del agua legalmente vinculantes.

Sin embargo, siguen existiendo incoherencias en las prácticas. Es necesario seguir trabajando para comprender mejor la naturaleza de las diferencias en los enfoques de los estados y territorios respecto a la gestión de las aguas subterráneas, y para llegar a un acuerdo sobre enfoques armoniosos de la política y las prácticas relativas a las aguas subterráneas, cuando proceda.

Entre los ámbitos clave en los que la armonización y el uso de enfoques basados en el riesgo aportarían los mayores beneficios a la confianza en la inversión se encuentran los siguientes:

  • La comprensión de los beneficios públicos y de los valores ambientales, sociales y económicos, y su comparación en la toma de decisiones.
  • El papel de las compensaciones en la resolución de las decisiones sobre gestión de recursos.
  • Compensación de valores a corto y largo plazo (por ejemplo, minería versus agricultura).
  • El enfoque para el uso de las aguas subterráneas que no están actualmente repuestas (recursos no renovables), teniendo en cuenta las necesidades de las generaciones futuras.

Las Directrices de Política para la Planificación y Gestión del Agua de la NWI (COAG, 2010) establecen que las partes interesadas deben ser capaces de identificar y comprender cómo se identifican los beneficios ambientales, públicos, objetivos sociales y económicos.

Esto debería implicar considerar y resolver de manera activa y transparente las compensaciones entre los resultados que compiten por los sistemas hídricos, utilizando los mejores análisis científicos, sociales y económicos disponibles, además de los aportes de la comunidad, abordando los impactos sobre los titulares de los derechos del agua y las comunidades afectadas.

Las Directrices de Política para la Planificación y Gestión del Agua de la NWI

Agua en gestión de proyectos mineros

La minería y otras industrias extractivas proporcionan un alto valor económico para el uso del agua y brindan a las economías regionales una base de ingresos diversificada. La cláusula 34 de la NWI permite que se establezcan acuerdos especiales de gestión del agua para la minería y otras actividades de la industria extractiva cuando sea necesario. Sin embargo, la NWI no impide que las partes incluyan estas industrias en sus regímenes de planificación hidrológica. Las actividades mineras deberían beneficiarse de los derechos establecidos con claridad para el acceso al agua, ya que esto proporciona un mayor nivel de seguridad hídrica y, por lo tanto, seguridad de inversión.

La minería y otras industrias extractivas pueden tener un gran uso o impacto incidental en el agua, localizado y asociado con la producción de minerales o la extracción de hidrocarburos. Por consiguiente, es importante que se tengan en cuenta las necesidades actuales y futuras de los recursos hídricos involucrados en dichas operaciones para garantizar que los problemas de asignación de agua (y recursos naturales) se resuelvan de forma integrada y estratégica con la finalidad de minimizar cualquier impacto potencial (o percibido) por terceros.

Principios:

 

  • Integrar la minería en los procesos de planificación hídrica. Los impactos de la minería y otras industrias extractivas sobre los recursos hídricos deberían incluirse en el proceso de gestión del agua para garantizar un enfoque integrado. Sin embargo, para ello será necesario reconocer los requisitos legislativos pertinentes.
  • El efecto acumulativo de todo el uso del agua por parte de la minería y otras industrias extractivas, incluida la generación de energía, debe autorizarse y contabilizarse en los presupuestos de agua, además de gestionarse tomando en cuenta los acuerdos reglamentarios que formen parte de los planes hidrológicos o sean coherentes con ellos. Gran parte de esta información se proporciona en el marco de las disposiciones legislativas vigentes y debería utilizarse en el marco de la planificación hidrológica.
  • Minimizar el impacto en los acuíferos. La regulación de la minería y otras industrias extractivas debe asegurar que los impactos de las actividades fuera del sistema de derechos del agua que podrían interferir con la integridad (y calidad) de un acuífero (por ejemplo, perforación o excavación) se entiendan antes de su aprobación.
  • Protección de los derechos existentes. La regulación de la minería y otras industrias extractivas debe garantizar la protección de los derechos legítimos de acceso al agua de los actuales usuarios del recurso.
  • Es necesario gestionar los impactos de la minería y otras industrias extractivas sobre los recursos hídricos. Se debe tomar en cuenta:
  1. El efecto acumulativo de todas las operaciones.
  2. La protección de la cantidad y calidad del agua (incluso más allá de la vida útil de la actividad), qué tipo de seguimiento y evaluación se requiere.
  3. Si se requieren compensaciones, y en qué forma, para minimizar el impacto de las operaciones, por ejemplo, en áreas donde no existe un mercado de agua.
  4. Obtener los requisitos para el uso futuro de estos proyectos a través del compromiso con los departamentos y compañías estatales de recursos mineros.
  • La capacidad de las operaciones mineras para interceptar los flujos de tierras debería ser similar a la de otros propietarios de tierras. La gestión de proyectos mineros también debe garantizar que toda el agua que sale de la operación sea de calidad adecuada.
  • Todas las fuentes de agua deben ser consideradas. Las compañías mineras a menudo reciclan y reutilizan el agua dentro de sus operaciones y, siempre que sea posible. Las prácticas de reutilización y reciclaje deben promoverse y fomentarse como prácticas principales, centrándose en el mantenimiento del suministro operativo y en los resultados de los recursos hídricos externos. Sólo debe utilizarse agua de alta calidad cuando sea esencial o cuando no se disponga de otra fuente adecuada. Esto también debe incluir el uso de agua excedente “in situ” siempre que sea posible, teniendo en cuenta que en algunas áreas (por ejemplo, en regiones tropicales) esto puede ser impracticable. (Proyectos mineros)

Consideraciones:

 

  • Los procesos de planificación y gestión del agua han sido diseñados para otros usos. Los actuales procesos de planificación y gestión del agua se han establecido principalmente para gestionar el riego y el uso urbano, incluidos los usos industriales. En vista de ello, el sistema actual de prestaciones en algunas jurisdicciones puede no ser apropiado para la gestión de proyectos mineros. La industria minera es consumidora de agua y toma el agua que entra en la mina como resultado de la deshidratación de los acuíferos incidentales. En cualquier caso, el agua se debe contabilizar y tener una licencia, ya sea a través de una categoría de licencia existente con un volumen establecido y una garantía apropiada, o a través del desarrollo de un tipo especial de derecho, según lo dispuesto en la Cláusula 34 de la NWI. Este derecho permitiría a la operación minera transferir el agua incidental que entra en su operación a otros usuarios mediante un acuerdo contractual privado. El agua puede ser suministrada a la operación minera al momento de su aplicación o, en fuentes de agua de alta competencia, proveniente del mercado. La industria minera debería formar parte de un proceso de planificación más amplio. Cuando sea geográficamente factible, la industria puede pasar a formar parte del mercado y podría contribuir al suministro de agua para uso urbano o agrícola.

 

  • Cambios en el régimen hídrico. Cuando la minería produce cambios en el régimen hídrico que repercuten en las necesidades de agua del medio ambiente, se necesitan arreglos para mantener los activos ambientales durante un período de tiempo adecuado. En algunos casos, es posible que sea necesario complementar los manantiales afectados por el desagüe; en otros casos, la liberación del exceso de agua debe gestionarse de manera que se limiten los efectos de la inundación o de la calidad del agua en las zonas adyacentes o en los humedales receptores. En algunos casos, la operación minera podría recibir un “derecho de compensación”. En áreas donde no es práctico suministrar agua a otros usuarios o donde la calidad del agua no es adecuada, la operación minera podría comprar, por ejemplo, derechos de agua de alta seguridad que se mantendrían para su uso como caudales ambientales.
  • Aplicación de los futuros derechos de agua a la minería y otras industrias extractivas. Las operaciones mineras suelen ser proyectos a largo plazo, y los impactos de la gestión de proyectos mineros en el agua a menudo no se tienen en cuenta en los acuerdos legislativos relativos al agua, por ejemplo, en la legislación estatal sobre el agua. La aplicación de un requisito de derechos debido a la expansión continua de la mina puede ser apropiada en algunas circunstancias para asegurar que toda el agua extraída de una fuente de agua se contabilice plenamente. En algunos casos, pueden aplicarse exoneraciones. Por ejemplo, pueden basarse en el tamaño de la operación, el propósito de la operación o el período de la operación (con diferencias potenciales entre las operaciones a corto y largo plazo). Sin embargo, se debe establecer una base para la extracción del agua. En tal caso, deben exigirse derechos para cualquier extracción adicional, sometidos a exoneraciones razonables. Por último, las exoneraciones podrían eliminarse progresivamente a lo largo de la vida de un plan de recursos hídricos, de manera que la industria tenga tiempo de rendir cuentas y adquirir su agua sin afectar al mercado del agua a corto plazo.
  • La medición del uso del agua. En la actualidad, las operaciones mineras pueden medir la mayor parte del agua utilizada o extraída como parte de sus actividades. Estas mediciones deben ampliarse para que se tenga en cuenta el uso o la extracción de agua en todas las partes de la operación. Los planes de manejo deben ser revisados periódicamente a medida que se disponga de información sobre el uso del agua en las operaciones mineras y otras industrias extractivas.
  • Informes sobre el uso del agua. Por lo general, las industrias extractivas están obligadas a reportar el uso del agua a las instituciones apropiadas de acuerdo con los requisitos legislativos. La integración con otros marcos de planificación y aprobación es necesaria para asegurar que la información medida (o estimada) sobre el uso del agua se incorpore en el proceso de planificación y gestión. En los casos en que la información suministrada sea insuficiente, es posible que se requieran disposiciones de cumplimiento y aplicación en la legislación sobre el agua para facultar a los funcionarios la verificación de los informes sobre el uso del agua en la gestión de proyectos mineros. Los planes de gestión deben revisarse con regularidad a medida que la producción de la mina aumenta para garantizar que no hayan resultados indeseados para otros usuarios o el medio ambiente.

Caso de estudio: gestión de las aguas subterráneas interceptadas mediante la minería en Pilbara

El agua y la gestión minera australiana

  • Antecedentes y área geográfica:

Existen múltiples fuentes de agua dulce que se han acumulado en las rocas fracturadas de la región de Pilbara en Australia Occidental. La región es rica en minerales: tiene inmensas reservas de mineral de hierro, muchas de las cuales se encuentran debajo de la capa freática. Para permitir el acceso a los yacimientos de mineral, se deben mover grandes volúmenes de agua, a menudo de excelente calidad. Como la mayoría de los sitios mineros tienen un exceso de agua significativo, existe un mercado limitado, y como los sitios son generalmente remotos, el costo de transportarlos a las áreas de demanda es restrictivo en la actualidad.

  • Objetivo:

La gestión apunta a minimizar los riesgos para el medio ambiente y otros usuarios, además para apoyar una cultura de administración efectiva del agua dentro de la industria, independientemente de la ubicación. La gestión se efectúa a través de una licencia de agua, que es el instrumento regulatorio que da derecho al titular a tomar el agua sujeto a condiciones.(Proyectos mineros)

 

Aplicación de un enfoque basado en el riesgo

El exceso de agua en lugares remotos se gestiona en función de una jerarquía de objetivos. La prioridad es mantener los ecosistemas dependientes de las aguas subterráneas que se ven afectados por la reducción o liberación de las aguas subterráneas. Por ejemplo, el agua se canaliza para imitar los manantiales naturales, y el exceso de agua se libera aguas abajo del sistema dependiente del agua subterránea para evitar inundaciones.

El exceso de agua se utiliza en el sitio en la medida de lo posible, aunque el uso consuntivo es generalmente sólo una pequeña proporción del volumen total. El agua se utiliza para manejar el polvo y, lo que es más importante, para limitar el polvo proveniente del transporte de mineral. Esto también incluye el acondicionamiento del mineral para prevenir el polvo durante la entrega a las operaciones portuarias. A menudo, la eficiencia del agua no es un objetivo clave en estos sitios, ya que el uso del agua en el sitio puede compensar los impactos potenciales de la eliminación del exceso de agua.

Cuando es posible, una vez satisfechas las necesidades in situ, el agua se transporta a los campamentos mineros cercanos, a las ciudades o a las minas cercanas con escasez de agua y se utiliza para complementar los suministros.

En caso de que no existan opciones de uso consuntivo, debe evaluarse la posibilidad de volver a inyectarse en el acuífero en los lugares designados. Si esto no es una opción, entonces se evalúa la liberación controlada al medio ambiente.

En un entorno de períodos largos, calurosos y secos interrumpidos por inundaciones extremas, las inundaciones sostenidas causadas por la liberación del exceso de agua causan cambios localizados. Inicialmente, la vegetación riparia florece a lo largo de la línea de drenaje desde el punto de liberación hasta donde el agua se disipa en depósitos aluviales a lo largo del lecho del arroyo. Después de varios años de inundación, pueden ocurrir muertes de árboles en esta zona de inundación. Cuando no existen otras opciones viables y el daño a largo plazo es localizado y no es mayor que la variación natural, se considera aceptable el vertido superficial gestionado.

Este enfoque de gestión del agua busca alinearse con otras aprobaciones de proyectos gubernamentales para asegurar un enfoque consistente en la gestión del exceso de agua de las operaciones mineras que operan por debajo de la capa freática. En sitios menos remotos, las iniciativas para mejorar el potencial económico de esta agua son actualmente en exploración. (Proyectos mineros)

Texto traducido y adaptado de: ausimmbulletin.com

En Perú, la Escuela de Postgrado GERENS ofrece diferentes programas de capacitación para el sector minero, entre ellos: Costos y Finanzas para Empresas Mineras, Maestría en Gestión Minera, Gestión estratégica del mantenimiento, etc. Contáctanos para mayor información  sobre alguno de los programas de la Escuela de Postgrado GERENS.

Artículos Relacionados
Economía y FinanzasMineríaMinería y EnergíaMinería y EnergíaMMBA

Baterías de almacenamiento en Asia Pacífico: 5 cosas que debes saber 

4 Minutos leídos
Las baterías de almacenamiento ofrecen la flexibilidad que las energías renovables necesitan desesperadamente, dándole el potencial de transformar los mercados energéticos. Entonces,…
EVAPROMINMinería y Energía

Las minas más grandes del mundo en el 2024

3 Minutos leídos
El mineral de hierro, el oro y el cobre serán el foco de las minas más grandes del mundo en el 2024…
Economía y FinanzasMineríaMinería y EnergíaMinería y Energía

Innovación y tradición en la minería: oportunidades en la industria minera

2 Minutos leídos
El miércoles 17 de abril, la Escuela de Postgrado GĚRENS realizó la conferencia virtual “Minería: evolución, tecnología y oportunidades”, que estuvo a…

1 Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desarrollo Ejecutivo Minería 1/2 Minería 2/2
Educación corporativa