Gestión SocialHabilidades Gerenciales

Impulsar los beneficios sociales y comerciales a través de la inversión comunitaria inclusiva

Muchas empresas de las industrias minera y energética se enfrentan a duras condiciones económicas, pero aún así desean mantener su licencia social para operar y sus relaciones con la comunidad. 

Para estas empresas, las herramientas de inversión comunitaria que crean valor tanto para el negocio como para las comunidades son más importantes que nunca. Impulsan la eficiencia, concentran presupuestos reducidos, reducen el riesgo social y mantienen compromisos importantes. Para empezar, las empresas pueden seguir dos principios para la inversión comunitaria, que ayudarán a crear programas integrales.

Principio 1: Ser inclusivas

La inversión comunitaria se basa en la idea de inclusión: al mejorar el bienestar de las personas y las comunidades, podemos construir una economía inclusiva, en la que todos participan, se benefician y contribuyen a las economías globales y locales. 

Para lograr esto, las empresas deben diseñar inversiones efectivas que fortalezcan las habilidades de las personas y apoyen su plena participación en el empleo y la vida social. Este enfoque de creación de capacidad ofrece beneficios multifacéticos.

Las empresas deben invertir en la gestión de proyectos que apoyen la independencia económica, creando capacidad dentro de las comunidades. Los enfoques incluyen fomentar el espíritu empresarial y el desarrollo de pequeñas empresas e identificar los esfuerzos locales existentes para apoyar. 

Por ejemplo, el programa DreamBuilder, una asociación entre Freeport-McMoRan y Thunderbird School of Global Management, proporciona una plataforma de aprendizaje electrónico para mejorar las habilidades de las mujeres en la pequeña empresa. Y en la mina Ahafo, en Ghana, Newmont, el Instituto Nacional de Formación Profesional de Ghana ofrece varios programas de formación comunitaria. Estos incluyen programas de capacitación para la población local sobre preparación para el trabajo y habilidades comerciales relacionadas con el proyecto; para las empresas locales sobre licitación de contratos, contabilidad y presupuestos; y para los agricultores en habilidades técnicas, comerciales y financieras.

Las empresas también deben desarrollar su propia capacidad para escuchar a las comunidades y crear asociaciones. Por ejemplo, la Academia de participación de las partes interesadas de Rio Tinto ayuda a los empleados a aprender competencias, incluido el papel estratégico de la participación de las partes interesadas, comprender a las partes interesadas, establecer relaciones y negociar acuerdos sostenibles.

Los proyectos inclusivos son más sostenibles, ya que cuentan con apoyo comunitario e, idealmente, socios y cofinanciamiento. Con el tiempo, los proyectos inclusivos deberían volverse autosostenibles, o al menos proporcionar una «estrategia de salida» para que la empresa entregue el financiamiento y la gestión a los socios locales. 

Trabajar en asociación debería reducir las dependencias de la empresa y evitar invertir en inversiones en infraestructura que no se utilizan. Los proyectos que no planifican una gestión continua a menudo tienen como resultado escuelas sin maestros y libros, y clínicas sin enfermeras, equipos o medicamentos.

Principio 2: Ser estratégicas

Antes de que las empresas comiencen a crear programas de inversión comunitaria, deben dar un paso fundamental: gestionar sus impactos, respetar los derechos humanos y escuchar las voces de los titulares de derechos. Para evitar las acusaciones de “comprar” apoyo, las empresas primero deben gestionar y mitigar los impactos negativos y maximizar las oportunidades de impactos positivos de las actividades centrales del negocio, como la contratación y el abastecimiento local.

Las empresas mineras invierten significativamente en infraestructura, carreteras, puertos, ferrocarriles, energía y agua, entre otros, y las empresas tienen la oportunidad de invertir en infraestructura compartida que satisfaga las necesidades de las operaciones de la empresa, al tiempo que brinde valor agregado a las comunidades. Las empresas pueden y deben incluir las voces de las comunidades en las decisiones sobre la ubicación y el diseño de las operaciones comerciales, los productos y servicios, los proveedores, las prácticas de contratación, el marketing, la distribución, etc.

Luego, las empresas pueden construir proyectos de inversión comunitaria voluntaria, que deben ser estratégicos y estar alineados tanto con las prioridades comerciales centrales como con las de las comunidades. Un error común es tomar decisiones de forma aislada, sin abordar tanto las funciones comerciales internas como las partes interesadas externas.

Para evitar este error, las empresas deben realizar evaluaciones de referencia, así como evaluaciones de necesidades y activos de la comunidad, y mapear dónde las prioridades estratégicas de la empresa se superponen con las prioridades de las comunidades. BSR trabajó con Shell para identificar una variedad de partes interesadas externas asociadas con sus proyectos y realizó entrevistas sobre temas relacionados con el desarrollo económico, el impacto ambiental y la dinámica comunitaria. Las recomendaciones de BSR para las relaciones con la comunidad y la inversión se centraron en cómo maximizar los beneficios tanto para los proyectos de Shell como para las comunidades circundantes.

Las empresas deben adoptar un enfoque de cartera para sus inversiones en la comunidad, en lugar de seleccionar e implementar cada proyecto de forma aislada. Por ejemplo, si una empresa invierte en capacitación empresarial, puede considerar agregar un proyecto de microfinanzas para apoyar a esos nuevos empresarios. 

Dados los recursos limitados, las empresas no pueden respaldar todos los proyectos y deben analizar su cartera de inversiones en la comunidad de manera integral para comprender los vínculos y aumentar el impacto general. Al comprender los impactos acumulativos y las prioridades regionales, y al ser transparentes sobre las áreas estratégicas de enfoque y las necesidades del proyecto, las empresas pueden colaborar de manera más eficaz con otras que invierten en el desarrollo económico, social y cultural; mejorar el impacto; y reducir el riesgo de corrupción.

Las inversiones en la comunidad deben administrarse como cualquier otra unidad de negocios: empleando un plan estratégico, indicadores clave de desempeño medibles, presupuesto y supervisión interfuncional, y contratando personal significativo y calificado, incluido personal local que comprenda los problemas, la cultura, la dinámica política y procesos de toma de decisiones de sus comunidades.

Si quieres conocer más sobre las oportunidades socialmente responsables que tienen las empresas mineras y energéticas para generar vínculos con la comunidad, apuesta por el programa Gestión de Relaciones Comunitarias y Desarrollo Económico Local de Gerens. 

Este artículo ha sido escrito por Alison Colwell y publicado en Business por Social Responsability (BSR). Ha sido traducido y publicado por Gerens en agosto de 2021. 

Artículos Relacionados
ConsultoríaEconomía y FinanzasGestión de ContratosGestión Estratégica y OperativaHabilidades Gerenciales

Redefiniendo el liderazgo y adaptando la cultura en el lugar de trabajo

9 Minutos leídos
La transformación digital hace posible y necesario un nuevo tipo de liderazgo. Hoy los líderes deben proporcionar la visión y propósito, capacitar…
ConsultoríaGestión Estratégica y OperativaHabilidades GerencialesMinería y Energía

Mano de obra, innovación y habilidades

3 Minutos leídos
La contribución de la industria de los minerales a la innovación y habilidades en Australia depende de trabajos de alto valor y…
ConsultoríaEconomía y FinanzasGestión Estratégica y OperativaGestión SocialHabilidades Gerenciales

Kit de herramientas de medición del desempeño para el desarrollo económico local

2 Minutos leídos
A un profesional del desarrollo económico, se le pide cada vez más que realice un seguimiento e informe sobre métricas relacionadas con…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desarrollo Ejecutivo Minería 1/2 Minería 2/2
Educación corporativa