Minería y Energía

América Latina podría liderar el camino en energía verde 

Durante siglos, América Latina ha sido perseguida por la “maldición de los recursos”. Sus abundantes recursos naturales nunca se han traducido en un ascenso duradero de toda la sociedad hacia una mayor prosperidad. Muchos esperan que esto cambie con la transición global hacia la energía limpia.  

La región posee más de la mitad del litio del mundo, que se utiliza en baterías de vehículos eléctricos; produce más de un tercio de su cobre para cableado eléctrico; y produce más de la mitad de su plata, crucial para los paneles solares. También alberga alrededor de la mitad de la biodiversidad del mundo y una cuarta parte de sus bosques. En los próximos años, los líderes regionales esperan que América Latina pueda despegar como una potencia verde. 

Sus recursos no son únicamente materiales. Gracias a la abundancia de viento y sol, y a los ríos caudalosos, más de una cuarta parte de su energía primaria proviene actualmente de fuentes renovables, el doble del promedio mundial. Según Global Energy Monitor, una organización benéfica con sede en San Francisco, se espera que 320 gigavatios de proyectos de energía solar y eólica entren en funcionamiento para 2030, un aumento del 460% con respecto a la capacidad solar y eólica existente. La infraestructura para transmitir esta energía también se está expandiendo. En 2024, Brasil subastará líneas de transmisión que, junto con dos subastas en 2023, podrían recaudar hasta 14 mil millones de dólares. 

América Latina también podría convertirse en un importante productor de bajo costo del llamado hidrógeno “verde”, elaborado a partir de fuentes renovables, una alternativa limpia a los combustibles fósiles para algunos usos. Se espera que el congreso de Brasil apruebe pronto marcos regulatorios para la energía eólica marina y el hidrógeno verde, lo que podría desbloquear miles de millones de dólares en inversiones. Una cuarta parte de todos los proyectos de hidrógeno verde están en América Latina, la proporción más alta a nivel mundial. Chile planea producir el producto más barato del mundo para 2030 y estar entre los tres principales exportadores para 2040. 

La región también está a la vanguardia de la innovación en materia de financiación climática. En 2022, Chile se convirtió en el primer país del mundo en emitir bonos con una tasa de interés reducida si cumple con los objetivos de sostenibilidad, recaudando 2 mil millones de dólares. Uruguay hizo lo mismo y recaudó casi 4 mil millones de dólares. En 2023, Ecuador llevó a cabo el mayor canje de deuda por naturaleza del mundo, y los ahorros se destinaron a proteger las islas Galápagos; El presidente saliente del país calificó la biodiversidad como una nueva “moneda”. La tendencia continuará en 2024, luego de una emisión de bonos sostenibles en Brasil por valor de 2 mil millones de dólares. 

Una cuarta parte de todos los proyectos de hidrógeno verde están en Latinoamérica 

El continente ofrecerá dos estudios de caso sobre si las economías dependientes de los combustibles fósiles pueden volverse ecológicas rápidamente. En agosto, los ecuatorianos votaron a favor de prohibir la extracción de petróleo en parte de la selva amazónica, dando a la petrolera estatal un año para cerrar sus operaciones. El referéndum fue la primera vez en la historia que los ciudadanos de un país votaron para detener la producción de petróleo. Podría costarle a Ecuador, cuyo principal producto de exportación es el crudo, unos 14 mil millones de dólares en ingresos perdidos durante las próximas dos décadas. Gustavo Petro, presidente de Colombia desde 2022, también se ha comprometido a poner fin a la exploración petrolera, a pesar de que el petróleo y sus derivados representan un tercio de las exportaciones. 

 Pese a todo el optimismo, el cambio no será fácil. Las viejas dependencias son difíciles de erradicar. Brasil y Guyana están invirtiendo dinero en la exploración petrolera. La deforestación del Amazonas en Bolivia y Venezuela se ha disparado. Para ascender en la cadena de valor, desde la extracción de materias primas hasta la fabricación de tecnologías verdes, se requiere inversión y experiencia. Y traducir todo esto en un amplio aumento de la prosperidad seguirá siendo un desafío. Pero la transición ecológica ofrece a la región una oportunidad histórica de convertir la maldición de los recursos en una bendición. 

Pronto podrás descubrir una nueva forma de potenciar tu perfil profesional empresarial en GĚRENS 

Este artículo ha sido publicado originalmente en The Economist, y ha sido traducido y publicado por GĚRENS en febrero de 2024. 

Artículos Relacionados
Minería y EnergíaNoticias

Desarrollo del gas natural en el Perú: situación macroeconómica y desafíos para la masificación del gas en el sur del país

7 Minutos leídos
El pasado 21 de marzo se llevó a cabo una nueva edición de la conferencia Perú Energía Sur, titulada “Impulsando el cambio…
MineríaMinería y EnergíaMinería y EnergíaMMBAMundo digital

El precio del oro continúa subiendo a nuevos máximos y se acerca a los 2150 dólares la onza

2 Minutos leídos
El precio del oro continúa subiendo a nuevos máximos y se acerca a los 2150 dólares la onza El oro continuó su…
COFIVALMineríaMinería y EnergíaMundo digital

La IA en la minería: preguntas y respuestas con el analista temático de GlobalData

4 Minutos leídos
El analista de GlobalData George Trotter discute temas claves sobre la IA en la minería. La Inteligencia Artificial tiene el potencial de…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desarrollo Ejecutivo Minería 1/2 Minería 2/2
Educación corporativa